24 febrero 2010

Chatroulette, la última frikada

Ya sabéis que me gusta descubrir aplicaciones dospuntoceristas frikis. Y esta de momento se lleva la palma. El invento se llama Chatroulette! y no puede ser más simple, es un sitio que conecta tu webcam y otra totalmente al azar y tiene una ventana para chatear. No hay ningún tipo de restricción, ni contraseñas, ni suscripciones ni nada. Entrar, enchufar y ver a alguien. Tanto el otro como tú pueden cortar la comunicación en cualquier momento y automáticamente salta a otra persona, y luego a otra, y a otra, etc, hasta que se supone que encuentras a alguien con quien te apetezca chatear.


Es una cosa raaara raaaara raaaaara que diría Papuchi. Imaginaos lo que puede salir ahí :-). He probado un rato y la verdad es que no acabo de pillarle el interés, pero quien sabe, a twitter al principio tampoco y fijate. Eso sí, como todas las aplicaciones rompedoras, la polémica no ha tardado en aparecer. En fin, ya veremos como evoluciona la tontería.

Etiquetas: , , , ,

3 Comments:

At 25/2/10 0:09, Anonymous Anónimo said...

Lo más positivo de esto es que quizas nos demos un susto, pero..., tu tan celoso de tu anonimato ¿Te asomas personalmente o usas a Kaiser?
Armiño negro

 
At 25/2/10 14:44, Blogger aNa said...

Personalmente no creo que tenga futuro. Los riesgos que entraña son bárbaros y en cuanto las asociaciones de defensa del menor y seguridad en la red se pongan manos a la obra y consigan resultados, que en ello están, le veo los días contados..

Ya veremos...

 
At 25/2/10 15:14, Blogger Lentes Progresivas said...

Hace dos días lo probé por primera vez con una compi en la oficina, y en el rato en el que estuvimos nos salió un muchacho ruso, una pava en una cama tocándose el chichi, y un yogurín francés. Tras la experiencia, me mola el concepto de que sea una ventana abierta a las vidas de personas de miles de kilómetro a las que no volveré a ver nunca, pero como inconveniente le encuentro dos. El primero, que me pasa como con el chat o el messenger: mi velocidad de tecleo es muy inferior a mis ganas de expresarme, lo que me frustra enormemente. Y el segundo, que para los menores puede ser muy peligroso.

 

Publicar un comentario

<< Home