08 agosto 2013

Manejando los tiempos y los momentos

Comentando con mi amiga Lupe su última colaboración titulada ¡O tempora…!, en el blog de QueAprendemosHoy.com (os las recomiendo, son magníficas), divagábamos sobre el tiempo, ese curioso elemento que diría Pau Donés, esa variable tan sencilla o tan complicada de entender.


Ya he hablado antes del tiempo en el blog (no es raro, después de escribir más de 3.600 post, es raro el tema que no haya tocado, aunque alguno queda, y no poco importante), no del tiempo meteorológico, sino de esa metafísica variable vital, la cuarta dimensión. Se ha reflexionado sobre su brevedad, sobre el hecho que pasa volando y hay que aprovecharlo. Pocas dudas ahí, Tempus Fugit and Carpe Diem rulez, un pensamiento clásico sobre el concepto.

También sobre algunos truquitos para combatir el ritmo frenético que la vida moderna nos exige (El elogio de la lentitud) o bien sobre su valor intrínseco conforme van pasando los años, lo amargo de descubrir cuanto tiempo has perdido, y sobre su relatividad, cómo nos enseño Alberto (Julio pasa lentísimo. Agosto rapidísimo. Y ambos meses tienen 31 días. El tiempo es relativo).

Pero la reflexión que quiero hacer hoy va sobre la importancia de manejar bien los tiempos, en todos los órdenes de la vida: laboral, familiar, lúdico, personal o sentimental. Cuando hacemos un buen manejo de los tiempos, todo llega a su hora, en su momento, todo tiene un sentido, todo fluye, todo va mejor. Saber cuando hacer o no hacer algo es fundamental y te da una ventaja clara. No es nada fácil, porque tienes que tener un sexto sentido para acertar el momento o no de lanzarse a hacer cosas, a decir palabras, a vivir situaciones, pero si lo consigues tienes mucho ganado.

También es más difícil, muy complicado, saber esperar tu momento y se corre el riesgo de que se te pase el arroz por haber esperado demasiado o bien que llegues antes de tiempo. La tentación de adelantarse, de no ser paciente, puede ser letal, lo mismo que tardar demasiado y perder el tren. Nadie sabe manejar sus tiempos al 100% de manera satisfactoria, y yo he cometido muchos errores en el pasado con el manejo de los mismos. Errores que estoy pagando a día de hoy en algún tema importante. Pero no fracasa el que falla, fracasa el que no lo vuelve a intentar. Y estamos en ello. Se que si manejo bien los tiempos habrá resultados. Volveré a vivir momentos que quiero vivir, vendrán tiempos mejores. Seguro.

Etiquetas: , , , , ,

1 Comments:

At 8/8/13 21:50, Anonymous Susana said...

y tan seguro

 

Publicar un comentario

<< Home