09 diciembre 2011

Preterito Imperfecto

La gran mayoría de los que me leéis ahora (con la excepción de algún/a ilustre histórico/a que todavía conservo de aquella época) quizás no sepáis que esta bitácora que atiende al nombre de La Belleza del Desencanto no es mi primer ni único proyecto blogueril en esto que llaman Internet. Desde mediados de junio de 2003 hasta diciembre de ese mismo año escribía mi primera aproximación a este submundo. El blog se llamaba "Pretérito Imperfecto".



La verdad es que todo comenzó como un experimento. Leía a los bloggers pioneros, que por aquella época eran muy poquitos, y un día decidí comenzar mi propia bitácora personal para unirme al mundillo. En principio concebí la experiencia como "de reflexiones y vivencias cotidianas sin más", pero enseguida esas reflexiones estuvieron sesgadas con inequívocos toques de melancolía, desencanto y desazón. Atravesaba una época difícil en aquellos momentos y necesitaba un lugar anónimo, una vía de escape donde soltar lastre, sacar a relucir frustraciones y compadecerme de lo mal que me iba en aquella época.

Pretérito era, sin duda, mucho más desencantado, crudo y profundo que La Belleza. No os podéis ni imaginar cuanto más. Muchos posts eran de los que yo denomino "duro y a la encía", me pegaba unos palos a mí mismo sin concesiones de ningún tipo. El propio título del post ya era una puñalada subliminal a mi autoestima, y la entradilla "Un blog sobre mi imperfecta existencia y mis imperfectos hobbys", no dejaba lugar a dudas. En la Belleza a veces también os cuento mis asfixias, pero ni una mínima parte de lo que contaba en Pretérito. No se puede comparar, era muy bestia.

Curiosamente, la mayoría de la gente que ha leído Pretérito y luego La Belleza me decía que escribía mucho mejor en Pretérito, que la libertad del anonimato daba una contundencia y un barniz de verdad y autenticidad a los posts que en la belleza no se muestra tan explicitamente. Y seguramente tenían algo de razón. La desgracia siempre vende mucho más que la alegría, o por lo menos que la normalidad. Y es que escribir sin ninguna autocensura, abrir de par en par sentimientos, es muy recurso muy potente, casi irresistible, pero peligroso.

En poco tiempo con esta dinámica conseguí muchos fieles que retroalimentaban el invento con sus comentarios (algunos de ellos sobreviven ahora con La Belleza, gracias por seguir ahí después de tanto tiempo). Escribí en unos seis meses unos 120 o 130 posts, algunos verdaderas odas al autocompadecimiento, pero un 18 de diciembre de 2003 cerré el blog para siempre. Hace casi ocho años de ese momento. Aquí el único rastro online que queda.

Y es que llevaba ya tiempo dándole vueltas a la idea de que Preterito era muy perjudicial para mí, muy autodestructivo. En vez de utilizar errores y malas experiencias para mejorar, los usaba para alimentar mis fantasmas, para hundirme un poco más en mis miserias. No era para nada un buen negocio. Muy auténtico, sin duda, pero no me hacía bien. Así que lo cerré y tomé distancia de la blogosfera un tiempo, quería seguir escribiendo pero no quería que me afectara negativamente.

Y fue unos meses después, en mayo de 2004, cuando comencé a escribir en La Belleza, mi actual casa digital, donde realmente me he encontrado mucho más cómodo todos estos años que llevo compartiendo pensamientos con vosotr@s. Sigue siendo mi vida, siguen siendo mis circunstancias, pero me guardo algunas cosas. Todo lo que cuento es verdad, pero omito ciertas temáticas que no quiero desarrollar para no caer en viejos errores. A más a más, ahora tampoco soy tan anónimo como era antes, y eso, quieras que no, también afecta. Quizás el blog perdió algo de frescura con el cambio, no lo negaré, pero yo gané en tranquilidad y en no darme tanta leña, que tampoco era nada recomendable.

PD: Guardo una copia completa de Preterito Imperfecto, Of course. Veo muy improbable que esos textos vuelvan a ser publicados, pero quien sabe ...

Etiquetas: , , , ,

2 Comments:

At 10/12/11 0:18, Anonymous Mirichan said...

Algún dia ¿dejaras de sorprender, Bedel?

 
At 10/12/11 0:35, Blogger Jean Bedel said...

El día que no tenga algo nuevo que contar, cerraré el chiringuito jefa :-) Besazos

 

Publicar un comentario

<< Home