08 abril 2010

La resignación laboral

Soy consciente que lo normal es que no te guste tu trabajo y lo extraordinario es que trabajes en lo que te gusta. Bueno, últimamente, lo extraordinario es que trabajes, simplemente. Pero dejando de lado la crisis, el porcentaje de personas que conozco y que realmente les gusta lo que hacen y disfrutan en su puesto de trabajo es bastante reducido.

Yo intenté trabajar en lo que me gustaba, pero no me salió bien. Tuve que elegir entonces la opción sufridora y pasar a formar parte del grupo mayoritario, de los que vamos a trabajar serios, resignados, de los que sacamos el trabajo adelante con esfuerzo porque ante todo somos profesionales y responsables, pero no disfrutamos. Y eso a la larga mina la moral. Y si encima, como ayer, hay una jornada aciaga de esas de que dan ganas de mandarlo todo al carajo, pues mucho peor.

Las urgencias económicas no me permiten si quiera un pensamiento de cambio de rumbo laboral a corto plazo. No es momento de experimentos utópicos y voluntaristas. De momento, resignación laboral. Pero en un futuro lejano, quien sabe ...

Etiquetas: , , ,

6 Comments:

At 8/4/10 21:39, Blogger Gratis total said...

ya somos dos, menos mal que tengo el blog

 
At 8/4/10 22:02, Anonymous JESS said...

conmigo tres.. y lo ek me gusta realmente hacer lo hago en casita en mis noches .Bss

 
At 9/4/10 14:56, Blogger Poliwhirl said...

Yo pasé muy mala época cuando estuve trabajando en un cole pijo de la Moraleja: por un lado era el primer trabajo con sueldo digno de mi vida, y por otro lado, nos trataban con desprecio, hubo mucho favoritismo, nos explotaban, siempre trabajando y trabajando, dejándote los cuernos allí para que encima viniera un jefe vago e inútil a criticar..., y acabé con ansiedad y depresión, me daba por llorar cada dos por tres: al levantarme por la mañana, al llegar al cole, etc.

Me fui por decisión propia (con una culpabilidad enorme porque yo ganaba más que mi ex) y estuve en el paro 6 meses temblando sólo de pensar que tendría qeu ir a entrevistas, y planteándome seriamente dejar la enseñanza.

Gracias a una psicóloga ODIOSA de la Seguridad Social, quien me recomendó que agachara las orejas porque la vida es así, reaccioné. Me planteé ser funcionaria como algo a largo plazo, porqeu es difícil estudiar cuando estás trabajando, y ya se sabe que va por puntos además.

Pero una vez que tenía claro cuál era mi Meta a largo plazo, ya era como tener una luz al final del túnel.

Y finalmente lo conseguí: En mi caso no soy ambiciosa, y el sueldo me va muuuuy justo, pero no me importa. Valoro otras cosas. En mi caso, mobbing aparte, me repateaba aquello de "buena presencia" en las empresas privadas. Hoy mismamente he ido a trabajar con pelos de loca y con una camiseta de Digital Hardcore, por ejemplo, y nadie me puede decir nada. Es un detallito solo, pero dice mucho.

Cuando hablas de tu asfixia y ansiedad con tu trabajo sufro por ti porque sé lo que es, y por mucho que te animen y te apoyen fuera, si sigues así, si no consigues qeu te resbale todo, y lo sigues pasando tan mal, algo vas a tener que hacer para remediarlo. Sin prisa, que no están los tiempos, pero tienes que hacer planes claros y realistas de cómo salir de allí antes de que acabe contigo.

Pero bueno, es viernes: eso vale para algo a corto plazo también, no? :)

 
At 10/4/10 0:06, Blogger pena said...

Soy profesora, de la pública, me gusta, no, mejor, me encanta mi trabajo, lo siento, y me gusta ir bien vestida, ya sea a trabajar enLa Mina o en un instituto "pijo". Saludos.

 
At 10/4/10 11:45, Blogger Buscando un camino said...

Jo Bedel... pero un poco... aunque sea poco te tiene que gustar el curro, por lo menos a mi pq sino a los 3 meses me levanto se me cruzan los cables y adios muy buenas (sin pensar bien en las consecuencias, aunque ahora tal como estan las cosas toca pasar por el aro) ... ¡ánimo que eres un valiente!

 
At 11/4/10 21:46, Blogger skav said...

A mi menos mal que me gusta mi trabajo, que son muchas horas al día.

 

Publicar un comentario

<< Home