21 enero 2011

Relativizando

Reconozco que a veces me pongo muy pesado con el tema de la asfixia y mis desencantos laborales. Lo comentaba el otro día con una amiga 2.0 que lee este blog y que desvirtualicé tomando un café cerca de mi curro. En el blog a veces me repito más que el ajo con la asfixia, lo se. Es lo que siento y así lo cuento, pero luego reflexionas y te das cuenta que todo pasa y que casi todo tiene solución. Malos momentos que hay que vivir y que también te enseñan mucho, problemas y sinsabores que parecen más graves de lo que son. Al final cosas importantes por las que preocuparse de verdad no hay muchas. Son ese tipo de problemáticas que no tienen solución, y eso es lo verdaderamente asfixiante.

El otro día volvía a casa en el metro y de repente vi entrar a una pareja de ciegos en el vagón. Pese a que se desenvolvían perfectamente, necesitaron ayuda para poder sentarse. Enseguida me puse a reflexionar sobre el particular. Y comienzas a relativizar bastantes asfixias que, aunque a ti te parecen el fin del mundo, no dejan de ser un problema menor y, la mayoría de las veces, con solución. Tengo que relativizar más. Mucho más ...

Etiquetas: , , , , ,

1 Comments:

At 23/1/11 22:40, Anonymous susana said...

tampoco es que sea fácil lo de relativizar, pero quizá con un poco de práctica le vayas cogiendo ritmillo :)

 

Publicar un comentario

<< Home