09 enero 2011

Talentos desaprovechados

Leyendo todo lo que ha pasado con el Vagabundo de la Voz de oro, me viene enseguida a la mente una idea que llevo rondando mucho tiempo, la cantidad de talento desaprovechado que hay.


El caso de Ted Williams es paradigmático. Un tipo con un don especial, en este caso una voz increíble, que, por diversas circunstancias propias o ajenas, no ha podido utilizar sus capacidades o destrezas para su beneficio o el de la comunidad. Pero un golpe de suerte, que alguien se fijara en él y subiera este video a Youtube, ha permitido que muestre su talento y pueda rehacer su vida viviendo de su don y pasando a ser toda una estrella mediática en EEUU.

Todo esto está muy bien, pero la siguiente pregunta es, ¿cuantos casos hay de talentos que nadie verá o aprovechará jamás?. Hay miles de ejemplos, auténticos virtuosos tocando en el metro, cerebros preclaros encerrados en rutinarias y repetitivas tareas del hogar, hastiados oficinistas con creativas y rompedoras ideas que duermen el sueño de los justos, gente lista que no ha sabido canalizar su inteligencia y sobrevive en ocupaciones Tayloristas y repetitivas o excelentes profesionales que se quedan en el camino porque la vida a veces es así de dura.

Sin pecar de sobrado (por mi propia personalidad tiendo a todo lo contrario), yo mismo a veces pienso que estoy algo desaprovechado. Y no es porque la contraria o mi familia me lo hayan corroborado más de una vez, es porque lo se. Proyectos que solo están en mi cabeza y nunca saldrán de ahí. Cosas que piensas que pueden ser la bomba y que meses o años más tarde las ves triunfar. Miedos e inseguridades que afloran para dar pasos en direcciones ilusionantes. Gran aversión al riesgo. Urgencias económicas que te hacen ser conservador. Todo eso va en contra del talento, de las ideas creativas, de emprender aventuras que podrían funcionar y hacerte feliz.

Más allá de que vivimos en un mundo que no facilita aprovechar los talentos innatos o adquiridos de la gente, sé que parte de culpa de que no aflore mi talento es exclusivamente mía. Estoy buscando la manera de arreglar este tema, pero no es nada fácil. Quizás nunca lo consiga. O quizás venga alguien un día y me de el empujón que necesito. No se, tendré que releer los libros de gestión del talento de Pilar Jericó, compañera mía de facultad por cierto, a ver si saco algo en claro.

Etiquetas: , , , , ,

4 Comments:

At 10/1/11 1:13, Blogger LO BREVE DE LO ETERNO said...

Aqui una q lleva un tiempito leyendote piensa q ojala consigas o se te den los medios para mostrar tu talento de aquela manera que lo veas ''aprovechado''...
Me gusta mucho leerte :) y no queria dejar pasar este dia sin que lo supieses.
Un saludo señor Bedel:-)

 
At 11/1/11 20:31, Blogger Jean Bedel said...

Muchas gracias Pocoyo :-) Da ánimos y estimula mucho comprobar que de vez en cuando alguno de vosotr@s, que me leéis en silencio, irrumpe de repente y me haceis saber que estais al otro lado. Gasolina para continuar. :-) Creo que se como has llegado hasta aquí, creo que tenemos alguna amiga común :-) Abrazos.

 
At 12/1/11 0:33, Blogger Damita said...

eeeeeeeeeeeh, que pasa aqui!! mi jefe padrino blogero y la nena de mi corazón...mmm que me pongo celosa XD ambos son mioooooooos!! jejejeje

 
At 15/1/11 8:56, Blogger Jean Bedel said...

Damita, era una conexión inevitable jejeje :-) Y me alegro que se produzca, aunque a Pocoyo de una forma u otra ya la conocía a través de tí :-).

 

Publicar un comentario

<< Home