23 noviembre 2011

Costes laborales

Llevo un inicio de semana muy dura en el curro. Más dura de lo habitual, que ya lo es mucho. Si no estuviera todo el día nublado y lloviendo en la capital del reino diría que trabajo de Sol a Sol, y es la puñetera verdad. Estoy haciendo jornadas maratonianas de 11 o 12 horas de curro parando a comer, a un café y poco más, sin contar la hora, si todo va bien en el transporte público, que tardo en llegar al trabajo y la otra horita de vuelta.

Y es que ahora mismo el pico de trabajo es tremendo. Mucho trabajo y trabajo difícil, exigente, que te deja como una piltrafa cuando sales de la oficina. Por eso llevo unos días prácticamente sin aparecer por las redes sociales. Llego tan tarde y tan cansado que el solo hecho de encender el PC me cuesta Dios y ayuda, y me suelo conformar con un par de tweets o publicaciones en el muro desde el móvil, para que el dospuntocerismo sepa que estoy vivo. Y lo peor es que lo que queda de semana (y si me apuráis, de mes y de año) no será mejor.

Últimamente ya ni me quejo de esta situación, que lejos de ser coyuntural es un verdadero pan nuestro de cada día. Muchos me dicen que tengo suerte de tener trabajo, y seguramente será verdad, pero estoy pagando un precio muy alto por mantenerlo, quizás demasiado ...

Etiquetas: , , , ,

2 Comments:

At 24/11/11 0:18, Blogger Jairaki said...

Aiiii JB no sabes cómo te entiendo. muchos ánimos!

 
At 24/11/11 7:20, Anonymous Mirichan said...

Ayer por fin nos anunciaron què pasa con nuestra oficina. Han puesto en la calle a 18 personas, nos quedamos 14 cuidando del fuerte.

Soy una de las que se quedan. Pero estoy empezando a hartarme de esta situación que se repite en todas las oficinas y ciudades.

Hoy soy la imagen del desencanto. Esa me la merezco.

 

Publicar un comentario

<< Home