01 noviembre 2012

Resumen del estado del arte de la casa nueva

Cuando estudiaba el doctorado de mi carrera (con posterior tesis inconclusa, pero es tema de otro post), uno de los aspectos que siempre había que trabajar era "El estado del arte". Por ese rimbombante concepto se entendía recopilar todo lo que se había escrito, o por lo menos lo relevante, sobre el tema a estudiar o investigar. La confección de un buen estado del arte, y evidentemente su conocimiento, era fundamental para acometer el trabajo con garantías de éxito.

Y esta entrada pretende, tomando prestada la idea anterior, resumir el estado del arte desde que nos mudamos a la casa nueva. Apenas he podido postear sobre todo lo que nos ha ido pasando desde la mudanza, que no ha sido poco, pero os voy a poner al día someramente, aprovechando el asueto de Todos Los Santos.

Lo primero es que llevamos ya un mes y un día en la casa nueva (como pasa el tiempo) la contraría, el perrón y un servidor. Y poco a poco nos vamos acostumbrando todos al nuevo espacio. Kaiser ha sido quien ha tenido la fase de aclimatación más larga, pero ya está mucho cómodo. Ha tomado ya posesión de la casa entera y campa a sus anchas por donde le place, como en la casa de alquiler. Hemos tenido la prudencia de poner detrás de la puerta de salida un protector de plástico para que no destroce la susodicha. Ya vamos aprendiendo. También, como es un divo, se cree que es el jefe de la nueva zona de paseo y está con la autoestima perruna por las nubes, lo que ha provocado los primeros altercados con otros perrones que están en su misma dinámica. Hay cosas que nunca cambian.

La verdad es que estamos ilusionados con el nuevo proyecto vital, pero evidentemente no todo es de color de rosa y las cosas de palacio van despacio. La casa está toda por hacer todavía. La prisa por mudarnos el 1 de octubre para no pagar un mes más de alquiler, problemillas de pasta por soltar a tocateja todos los gastos de la operación de compra y una devolución pendiente de la Cooperativa, nos han obligado a entrar, como quien dice, con lo puesto. Una mano de pintura, una limpieza, cuatro muebles contados que nos traemos del otro piso, y adelante con los faroles.

Por ejemplo, la cocina está todavía manga por hombro. Tenemos electrodomésticos nuevos, pero no tenemos muebles aún. Tomamos (la contraria tuvo mucho que decir aquí) la decisión de esperar a la cocina que queríamos, sensiblemente más cara, y no decantarnos por una solución más barata tipo Ikea, de instalación inmediata. No fue una decisión fácil por cierto. Esperar a poner la cocina que queremos supone muchas molestias que ya os podréis suponer. Por decir alguna, tenemos el grifo en el baño, no hay horno, ni vitro, ni muebles para guardar vajilla y menaje variopinto. Nos arreglamos porque hemos enchufado la nevera, tenemos lavadora, lavavajillas, microondas, una plancha eléctrica, una senseo (fundamental el café) y la Thermomix (ese gran invento), pero evidentemente crea un trastorno. La idea es poner la cocina en noviembre, pero ya veremos.

Por otro lado, el Salón también está en cuadro de momento. Nos hemos traído provisionalmente la mesa de la tele, sillas y mesa que teníamos en el piso de alquiler. No hay sofá todavía, ni lámparas, ni cortinas, ni por supuesto tele nueva, sobrevivimos con nuestra histórica Philips de tubo de toda la vida. Ya llegará el salón nuevo. De cuadros u objetos decorativos, #pasamospalabra de momento.

En cuanto a las habitaciones, pues no mucho mejor. Tenemos dos camas de 90 juntas en el dormitorio principal, a falta de comprar el canapé y colchón definitivo. Aquí estuvimos a punto de hacer una compra compulsiva, debido lógicamente a que sin cama no se puede estar, pero al final también decidimos esperar y comprar algo provisional porque no se puede especular con la cama y el canapé. Deben ser buenos. Tenemos ya echado el ojo al definitivo, pero también dependemos del presupuesto.

La habitación-Taller de lámparas Tiffany (como no tenemos prole, podemos permitirnos dedicar una habitación al hobby de la contraria) va poco a poco tomando forma también. la última adquisición, una mesa de trabajo Galant del Ikea. Estuve el pasado domingo por la tarde montándola, aquí el antes y el después.

La otra habitación está dedicada a la logística. En Roman Paladino, es el segundo trastero de la casa. Todo lleno de cajas y bolsas de la mudanza, a la espera de ser colocadas. Imaginaos, ropa, libros, música, menaje, papeles y un montón de cosas más. Evidentemente la puerta permanece, y permanecerá, cerrada a cal y canto hasta que logremos vaciarla.

Por lo que respecta a los dos baños, es lo que mejor está de la casa. El aseo pequeño no lo hemos tocado prácticamente, y el grande teníamos un armario que ha entrado perfectamente en el hueco dejado por un bidé que ya es historia. El espejo si que es provisional, a la espera de un espejo y armario de lavabo chulos que ya los tenemos elegidos.

Luego tenemos el problemita o problemazo de la conexión a Internet de la Casa nueva. El tema ha dado para tanto que prefiero escribiros un post aparte (seguramente será el próximo), porque es para mear y no echar gota. Si me seguís en Twitter o Facebook ya sabreis algo sobre el particular. Si no es el caso, solo os daré una pista, Movistar sucks! #esloputopeor.

Y por lo demás, pues un poco de todo, como en botica. Estamos muy contentos con la caldera del piso y la calefacción con suelo radiante. No hay radiadores, la casa se calienta enseguida y muy bien. También tenemos aire acondicionado en salón y la habitación principal, que sin duda se agradecerá mucho el verano que viene. La casa tiene muy buena calidad en lo que respecta a carpintería, tanto la metálica como los armarios empotrados. Tenemos también una buena plaza de garaje, aunque no tengamos coche (de momento) y tenemos piscina, que tampoco vendrá mal llegados los calores. Por otro lado estamos un poco apartados de la civilización, por lo que superar la amaxofobia va a ser ya casi obligatorio, y hace poco nos han dicho que van a empezar las obras del bloque de al lado, lo que significa perder vistas y muchos ruidos en un corto espacio de tiempo. Las que entran por las que salen.

En resumen, un primer mes muy movido en la casa nueva. Y creo que hasta navidades vamos a seguir así, en este estado de provisionalidad. Pero es nuestra casa. Bueno, la del Banco. Y estamos moderadamente contentos y satisfechos de, en los tiempos que corren de #putacrisis, haber sido capaces de poder sacar, mal que bien, todo esto adelante. Con 10 años de retraso por lo menos, pero por fin vivo en un espacio que podemos denominar, con todas las reservas lógicas de una hipoteca a tropecientos años, mi casa.

Etiquetas: , , , , , , , ,

2 Comments:

At 1/11/12 21:19, Blogger Undomiel said...

Enhorabuena a los premiados ^_^
Un abrazo jefe!!

 
At 2/11/12 22:36, Blogger David said...

La delgada linea entre sufrir y disfrutar.
Enhorabuena !!
Enjoy !!

 

Publicar un comentario

<< Home