09 marzo 2010

Practicante por obligación

No, no me refiero al credo católico, apostólico y romano, ojalá, me refiero a que todas las tardes cuando llego del trabajo tengo que pinchar una jeringuilla subcutanea de heparina en la barriga de la Sra. Bedel. Mi temor a las agujas medicinales es, como en la mayoría de la gente normal, intenso, pero una serie de factores se han conjurado para que acabe siendo practicante a tiempo parcial. El primer día lo pasé mal, ayer me costó un poco menos, y hoy ya le voy cogiendo el tranquillo. De todas maneras, sigue siendo algo desasosegador. No puedo evitar ponerme algo nervioso el momento del pinchacito. Por algo tengo vetadas todas las series de doctores y hospitales, pero cuando no quedan más bemoles, pues pinchacito que te crió. Supongo que la necesidad gana a la fobia.



Etiquetas: , , ,

4 Comments:

At 10/3/10 12:24, Anonymous mayi said...

uys, la heparina, mi gran amiga.
Yo cuando me la tengo que poner he aprendido a hacerlo sola. Al principio me daba un reparo horroroso pero como no queda más remedio que usarla de vez en cuando pues espabilé que no veas.
Ánimo, que no eso no es ná!!
Saludines.

 
At 10/3/10 13:59, Blogger Ane said...

Le tengo pánico a las agujas y si me viera en tu pellejo, lo pasaria muy mal, asi que espero que pase pronto el cursillo intensivo y obligatorio de practicante.

 
At 11/3/10 9:37, Anonymous Anónimo said...

Las escuelas de enfermeria enseñan a practicar pinchando en una patata, o una naranja, segun lo que haya más a mano.
Otra cosa, el miedo no debería tenerlo ella?
Armiño

 
At 12/3/10 17:34, Blogger Nimbusaeta said...

Jo, en mi casa estamos igual porque a mi padre hay que pincharle una cosa tmb en la barriga y nadie quiere hacerlo xD

 

Publicar un comentario

<< Home