02 enero 2014

Propósitos de año nuevo?. Pasopalabra.

No negaré que alguna vez que otra he caído en la tentación y publicado en el blog propósitos de esos que se suelen hacer al comienzo del año. Incluso en épocas muy pretéritas (pre-belleza) llegaba a hacer listas y todo. A veces recogía los propósitos clásicos (adelgazar, aprender idiomas, aprobar todas en junio) y en otras ocasiones enumeraba pretensiones mucho más sofisticadas u originales, cuando no deseos utópicos de cumplimiento objetivamente improbable y voluntarista. Cuantos más propósitos se pusieran, mejor. Si eran exigentes o prácticamente irrealizables, daba lo mismo, la lista adquiría enjundia. Miel sobre hojuelas. El plan era que aunque la mayoría no se consiguieran, si alguno se materializaba, pues eso que te llevabas. Y al año siguiente otra vez. Y así sucesivamente.


Con el tiempo te vas dando cuenta que esta práctica es un ejercicio de masoquismo fútil e incluso lesivo para el espíritu. Sirve de muy poco, salvo para añadir presión de manera gratuita. La vida en si misma ya te va poniendo por si sola sus zancadillas y sus incertidumbres como para ir añadiendo deadlines vitales y encima plasmarlos negro sobre blanco para luego revisarlos y ponerte en la tesitura de pasar examen y sentarte en el diván para analizar lo que hiciste bien o mal para conseguirlos o fracasar.

No digo que no sea necesario fijar ciertos objetivos o mantener ilusiones vitales. De hecho la vida en si mismo es eso, evolución y consecución de metas, aunque a veces no sepas para donde dar pedales, o te hayan cambiado la pancarta de carretera. A veces estás mas perdido que un mono en un garaje, y cuesta centrar la jugada. La vida es así de complicada. Pero una cosa es fijar directrices vitales más o menos concretas en función de tu circunstancia y tus posibilidades, y otra muy diferente agobiarte con un listado de propósitos utópicos de consecución obligatoria. Casi que, hasta nueva orden, lo dejamos estar. Pasopalabra.

PD: Hoy me han dicho, y la verdad es que la persona que me lo ha dicho tiene toda la razón, que hay que reflexionar menos y actuar más. Y por ahí quiero enfocar también este tema. No voy a pensar y enumerar todo lo que tengo que hacer para ser feliz, darle cuarenta vueltas y agobiarme por no ver resultados. Simplemente me voy a quitar presión y voy a centrarme en facilitar las condiciones para que sucedan cosas positivas. No tengo ni idea de como hacerlo o por donde irán los derroteros. Tampoco quiero pensarlo ahora. Si eso es un propósito en si mismo, pues lo será, pero a día de hoy no estoy en disposición de comprometerme a nada más. Y es que a veces lo importante no es llegar a la meta, sino andar el camino.

Etiquetas: , , , , ,

3 Comments:

At 2/1/14 23:38, Blogger G.Morcillo said...

Seguro que somos muchos los que te vamos a acompañar en este camino... ¡Ánimo, cuore!!!

 
At 3/1/14 0:09, Blogger Jean Bedel said...

Se que estarás ahí Super. Como siempre. Lo necesitaré. Gracias de corazón :-*****

 
At 6/1/14 0:14, Blogger Zuvieh S.F. said...

Ese mensaje también lo dice mi hermano, es más hay un cartel en la nevera escrito por su puño y letro que dice "no pienses las cosas, hazlas". :P

 

Publicar un comentario

<< Home