15 diciembre 2013

Navidades asoman

Después de muchos días sin postear, ya toca. No tengo demasiado feeling para escribir últimamente, pero aprovecharemos el domingo de relax para comentar un poco la jugada. Y es que han llegado casi sin avisar las pre-navidades. Quedan apenas 9 días para Nochebuena y me ha pillado de golpe la vorágine de estas fechas tan señaladas.

Arbolito y belén navideño de ésta mi comunidad

Cenas de amigos, Kedadas variopintas, comidas de empresa, amigos invisibles, cestas navideñas, paseos agobiantes por el centro de la urbe, transportes públicos petados, décimos de lotería, televisión hortera, prisas en el trabajo por cerrar deadlines y, en general, ritmo acelerado propio de estos momentos. Y los problemas y circunstancias vitales de siempre, que ahí siguen, algunos en latencia, otros en vías de solución y otros no tanto. Periodo navideño puro y duro, un intervalo extraño que finalizará con la temida cuesta de Enero.

El ambiente navideño en el centro de los Madriles. Huid si es posible.

Ya sabéis que estas épocas no son mis preferidas del año, mi espíritu navideño ha vivido épocas mejores. Sin ser un Scrooge de tomo y lomo, tengo que reconocer que sigo pensando que la Navidad está diseñada, dejando fuera el componente religioso, para las familias con niños y para la gente que es afín a la causa y puede vivir la experiencia desde la ilusión, el encanto y el buen karma. Yo ahora mismo no estoy en ninguno de los dos grupos, no tengo excesivas ganas de celebraciones. No habrá árbol ni Belén (afortunadamente en mi comunidad de vecinos han pensado en esa carencia de mi morada) y más allá de las cenas familiares ya tradicionales, tampoco se celebrarán fastos pantagruélicos. Todo muy moderado. De perfil bajo.

Primeros regalitos navideños. Amigo invisible y Cesta de vinito

Aunque tampoco hay que pasarse, no soy un fundamentalista anti navideño. Aunque trabajo todas las navidades y no creo que tenga ningún día libre, salvo quizás los clásicos 24 y 31 que graciosamente me podrían dar en la empresa, estoy seguro que habrá momentos buenos. Sobre todo las reuniones con los amigos, que es donde más disfruto. Asimismo tengo motivos para agradecer muchas cosas, por mantener mi empleo sobre todo y porque la vida sigue adelante, con sus altibajos, sus momentos complicados pero también alguno dichoso. Lo que si me apetece es que el año acabe ya. 2013 no ha sido un buen año para mí.

La Navidad, salvo sorpresón, pasará cadenciosa y sin pensar que dirían mis muy mencionados Gabinete. No se pueden construir ilusiones artificiales. No suelen funcionar.

Etiquetas: , , , , , ,

2 Comments:

At 15/12/13 14:45, Blogger Verónica Alcázar said...

¡¡Feliz Navidad Bedel!! Seguro que al final disfrutas. Un beso.

 
At 15/12/13 14:50, Blogger Jean Bedel said...

Gracias Vero wapa. Nada me gustaría más que hacerlo, de verdad. Un besazo y Felices fiestas para vosotros tb :-*****

 

Publicar un comentario

<< Home