24 octubre 2013

Corrigiendo estilo

Como ya sabéis de sobra, queridos desencantomaníacos y queridas acólitas, uno es en si mismo un ser bastante imperfecto. Algo descuidado para según qué cosas. Sin medias tintas, torpón de manual. ¡Qué le vamos a hacer! Tiene que haber de todo. Ejemplos de mis carencias múltiples las tenéis a patadas a poco que leáis por estos lares (Y lo que me callo y no os digo ...).

Una vez que ha quedado bastante claro este axioma de la torpeza inherente a un servidor, es necesario empezar a ponerle algo de remedio. Hemos hecho avances muy importantes en algunos temas, pero otros todavía están yermos. Por eso, para cumplir mi objetivo vital de alimentar una estrategia de mejora continua en mi relación con el mundo mundial, vamos a meterle mano a este blog que estáis leyendo o, al menos, ojeando. Vamos a darle un retoque de estilo a La Belleza del Desencanto, ésta vuestra bitácora de cabecera.

Una amiga mía, que de momento va a permanecer en el economato, que dirían los míticos Gomaespuma, corregirá algunos textos de este hombre atormentado que os escribe, poniendo especial énfasis en tres fallos tremebundos que cometo continuamente, a saber: el uso incorrecto y totalmente deficiente de las comas y los puntos; el "subordinismo desmesurado" (o uso desenfrenado de oraciones subordinadas y concatenación de las mismas); y, por último, el uso y abuso de las expresiones coloquiales (lo que viene siendo subidas de tono, chascarrillos, expresiones soeces y, en general, toda suerte de tacos y barbaridades que mis dedos teclean sin la más mínima decencia ni decoro).

El reto está planteado. ¿Me he vuelto refinado, gilipollitas o he tenido de repente un ataque de escritor amateur con ínfulas? Ninguna de esas tres cosas. Simplemente que en la vida a veces es necesario reflexionar sobre las cosas que no haces bien para intentar hacerlas mejor. Y a veces crees que haces cosas bien y no es así. Ojo, no lo que otros piensan que no haces bien (a veces se pueden equivocar), sino lo que tú crees que haces mal (ahí, si la reflexión interior es sincera, que lo es, no caben muchas dudas de cuales son los puntos de mejora).

Si en los próximos posts no notarais mejoría, no será por culpa de mi excelsa correctora, que conste en acta. Será más bien porque tampoco doy para mucho más. Próximamente en sus mejores feeds.

Etiquetas: , , , ,

2 Comments:

At 25/10/13 13:05, Anonymous Susana said...

¡Ánimo con la iniciativa! Seguro que tu correctora te aclara cuándo el 'como' va acentuado y cuándo no :D

 
At 26/10/13 21:44, Blogger Jean Bedel said...

Uno de mis grandes fallos de acentuación históricos. Y por más que lo leo y lo releo se me pasan. Seguro que ahora lo verás menos Susanita.

Saludos

 

Publicar un comentario

<< Home